¿Cuáles son los diferentes juicios en la Biblia?

Respuesta

Hay varios juicios mencionados en la Biblia. Nuestro Dios es un Dios de justicia, como dice el salmista: "Un cetro de justicia será el cetro de tu reino" (Salmo 45:6). Es el propio Señor Jesús quien es el Juez de toda la tierra: "El Padre no juzga a nadie, sino que ha confiado todo el juicio al Hijo" (Juan 5,22). Sólo Jesús es digno de abrir el rollo (Apocalipsis 5:5). He aquí una lista de sentencias significativas en su probable secuencia cronológica:

Juicios que ya se han producido:

El juicio de Adán y Eva (Génesis 3:14-24). Dios desterró a la primera pareja del Jardín del Edén por violar su claro mandato de no comer el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal. Este juicio afectó a toda la creación (Génesis 3:17-18; Romanos 8:20-22).

El juicio del mundo antediluviano (Génesis 7:17-24). Dios envió un diluvio mundial para juzgar el pecado de la humanidad en tiempos de Noé. El diluvio destruyó a toda la humanidad y al mundo animal, excepto a Noé y su familia, cuya fe les llevó a obedecer el mandato de Dios de construir el arca.

El juicio en la Torre de Babel (Génesis 11:5-9). Los descendientes de Noé, después del diluvio, permanecieron en un lugar desafiando la orden de Dios, por lo que Dios confundió su lengua, haciendo que se dispersaran por la tierra.

El juicio de Egipto y sus dioses (Éxodo 7-12). Las diez plagas contra Egipto en el momento del éxodo fueron "poderosos actos de juicio" (Éxodo 7:4) contra un rey obstinado y cruel y un pueblo idólatra y sus dioses (Éxodo 12:12).

Recomendado:  ¿Qué es el zoroastrismo?

El juicio de los pecados de los creyentes (Isaías 53:4-8). Jesús tomó este juicio sobre sí mismo mediante Su crucifixión y muerte. "Sufrió la muerte, para que, por la gracia de Dios, gustara la muerte por todos" (Hebreos 2:9). Como nuestro pecado fue juzgado en la cruz, "ahora no hay condena para los que están en Cristo Jesús" (Romanos 8:1). También fue en la cruz donde Dios pronunció el juicio sobre el mundo incrédulo y sobre el enemigo de nuestras almas, Satanás. Como dijo Jesús poco antes de su arresto: "Ahora es el momento de juzgar a este mundo; ahora el príncipe de este mundo será expulsado" (Juan 12:31).

Los juicios tienen lugar ahora en la era de la iglesia:

Autoevaluación (1 Corintios 11:28). Los creyentes practican el autoexamen orando y evaluando honesta y sinceramente su propia condición espiritual. La iglesia ayuda en este esfuerzo por purificar el Cuerpo de Cristo (Mateo 18:15-17). El autojuicio requiere que cada creyente tenga un discernimiento espiritual, con el objetivo de parecerse más a Cristo (Efesios 4:21-23).

Disciplina Divina (Hebreos 12:5-11). Como un padre corrige con amor a sus hijos, así el Señor disciplina a los suyos; es decir, lleva a sus seguidores a un lugar de arrepentimiento y restauración cuando pecan. Al hacerlo, hace una distinción entre nosotros y el mundo: "Cuando somos juzgados de esta manera por el Señor, estamos siendo disciplinados para no ser finalmente condenados con el mundo" (1 Corintios 11:32). A quien ama Cristo, lo castiga (Apocalipsis 3:19).

Los juicios tendrán lugar en el futuro:

Los juicios del período de la tribulación (Apocalipsis 6-16). Estos terribles juicios se representan como siete sellos abiertos, siete trompetas tocadas y siete copas derramadas. El juicio de Dios contra los malvados no dejará lugar a dudas sobre su ira contra el pecado. Además de castigar el pecado, estos juicios tendrán el efecto de llevar a la nación de Israel al arrepentimiento.

Recomendado:  ¿Por qué Dios dio a algunas personas un coeficiente intelectual más alto que a otras?

El tribunal de Cristo (2 Corintios 5:10). Los creyentes resucitados (y raptados) en el cielo serán juzgados por sus obras. En este juicio no se tiene en cuenta el pecado, pues éste fue pagado por Cristo, sino sólo la fidelidad en el servicio cristiano. Las obras egoístas o hechas con motivos equivocados serán quemadas (la "madera, el heno y la paja" de 1 Corintios 3:12). Las obras de valor duradero para el Señor sobrevivirán (el "oro, la plata y las piedras preciosas"). Las recompensas, que la Biblia denomina "coronas" (Apocalipsis 3:11), serán otorgadas por Aquel que "no es injusto; no olvidará vuestro trabajo y el amor que le habéis demostrado" (Hebreos 6:10).

El juicio de las naciones (Mateo 25:31-46). Después de la tribulación, el Señor Jesús se sentará a juzgar a las naciones gentiles. Serán juzgados según el trato que den a Israel durante la tribulación. Este juicio también se denomina juicio de las ovejas y de las cabras por la imagen que Jesús utiliza en el Discurso del Olivar. Aquellos que mostraron su fe en Dios tratando favorablemente a Israel (dándoles ayuda y consuelo durante la tribulación) son las "ovejas" que entrarán en el Reino Milenario. Los que siguieron el ejemplo del Anticristo y persiguieron a Israel son los "chivos" que serán enviados al infierno.

El juicio de los ángeles (1 Corintios 6:2-3). Pablo dice que los cristianos juzgarán a los ángeles. No sabemos muy bien qué significa esto, pero los ángeles que se enfrentan al juicio tendrían que ser los ángeles caídos. Parece que las hordas de demonios de Satanás serán juzgadas por los redimidos del Cordero. Algunos de estos demonios ya están atados en las tinieblas y esperan el juicio, según Judas 1:6, porque han abandonado su propia morada.

Recomendado:  ¿Qué dice la Biblia sobre el abuso sexual infantil?

El Juicio del Gran Trono Blanco (Apocalipsis 20:11-15). Este juicio final de los incrédulos por sus pecados ocurre al final del Milenio, antes de la creación del nuevo cielo y la nueva tierra. En este juicio, los incrédulos de todas las épocas son juzgados por sus pecados y enviados al lago de fuego.

En Job 8:3, Bildad, uno de los amigos de Job, pregunta: "¿Acaso Dios pervierte la justicia? ¿Acaso el Todopoderoso pervierte lo que es correcto?" La respuesta, por supuesto, es "no". "Él es la Roca, sus obras son perfectas, y todos sus caminos son justos" (Deuteronomio 32:4), y los juicios de Dios harán brillar su perfección en toda su gloria.

Una de las tareas del Espíritu Santo en este mundo es convencer al mundo del juicio que se avecina (Juan 16:8-11). Cuando una persona comprenda verdaderamente su pecado, reconocerá su posición de culpabilidad ante un Dios Santo. La certeza del juicio debe hacer que el pecador se dirija al Salvador y se arroje a la misericordia de Dios en Cristo. Alabado sea el Señor porque en Cristo "la misericordia triunfa sobre el juicio" (Santiago 2:13).

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Cuáles son los diferentes juicios en la Biblia? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir