¿Cuáles son las cuestiones controvertidas en Romanos 14:1?

Respuesta

Los miembros de la iglesia de Roma estaban unidos en su fe en Jesucristo, pero el apóstol Pablo reconoció una división entre los creyentes judíos y gentiles entre ellos. Los dos grupos de cristianos discutían y se juzgaban mutuamente, y Pablo les dijo que dejaran de "discutir sobre cuestiones discutibles" (Romanos 14:1).

Todo el capítulo de Romanos 14 trata de la cuestión de los temas controvertidos Cuestiones controvertidas se pueden resumir como cuestiones no esenciales en la vida cristiana, o "zonas grises", en las que la Biblia no ofrece una orientación clara.

Aunque muchas cosas de la vida cristiana son esenciales, otras no lo son. Las dos cuestiones específicas discutibles que Pablo abordó en Romanos 14 fueron principalmente sobre qué alimentos eran aceptables para comer (versículos 2-3) y la observancia de ciertos días sagrados (versículos 5-6). También abordó la cuestión de beber vino en el versículo 21.

Los cristianos romanos se habían convertido en partidarios. El amor y la unidad se estaban olvidando en medio de sus disputas. Algunos de los creyentes de la iglesia sentían la libertad en Cristo para comer todo tipo de alimentos sin restricciones. No está claro si estas restricciones se referían sólo a las normas kosher tal como estaban escritas en la ley judía, o si también incluían el consumo de carne ofrecida a ídolos paganos. Los que eran débiles en la fe pueden haber sentido demasiada tentación al comer carne y por eso renunciaron a todo lo que les recordaba su vida precristiana. Del mismo modo, algunos cristianos que siempre habían adorado a Dios en los días sagrados judíos requeridos, podían sentirse vacíos e infieles si no seguían dedicando esos días a Dios.

Recomendado:  ¿Cuál es la diferencia entre un convenio y un contrato?

El problema era que los cristianos "fuertes" despreciaban a los débiles, y los creyentes "débiles" condenaban o juzgaban a los fuertes. La iglesia estaba atrapada en los pecados de orgullo, legalismo y juicio. Pablo les recordó que, como siervos de Dios, sólo debían rendir cuentas a Dios: "¿Quién eres tú para juzgar al siervo de otro? Es ante su propio dueño que se mantiene o cae. Y será defendido, porque el Señor es capaz de hacerlo permanecer" (Romanos 14:4). Dios es nuestro Maestro, y a Él le corresponde juzgarnos. Si estamos ocupados sirviendo a nuestro Maestro, no nos preocuparemos por asuntos triviales como investigar los hábitos alimenticios de nuestros hermanos y hermanas.

La lección general del capítulo es que las relaciones armoniosas en el cuerpo de Cristo son fundamentales para Dios. La unidad en la Iglesia es más importante que el acuerdo sobre cuestiones discutibles y menos significativas de la vida cristiana. Las cuestiones discutibles no deben perturbar la unidad cristiana.

Dios llama a los cristianos a vivir sin juzgarse unos a otros y sin hacer que los demás violen su conciencia: "Por tanto, dejemos de juzgarnos unos a otros. En cambio, resuelve no poner ningún obstáculo o impedimento en el camino de un hermano o hermana" (Romanos 14:13). Los cristianos maduros que tienen libertad en Cristo en un ámbito concreto deben tener cuidado de no influir en los hermanos más débiles para que tropiecen y violen su conciencia. Aunque creamos que tenemos razón, si nuestras acciones hacen que otro creyente flaquee espiritualmente, debemos dejar de hacer lo que hacemos. Y los creyentes débiles o menos maduros que tienen fuertes convicciones en un área deben evitar restringir o juzgar a los que han descubierto la libertad cristiana.

Recomendado:  ¿Qué es la masonería libre y en qué creen los masones libres?

El respeto y el amor mutuos son las marcas de los verdaderos discípulos cristianos (Juan 13:34-35). Pablo dijo: "Acepta al que tiene una fe débil" (Romanos 14:1). Se refería a que los fuertes debían considerar a los débiles como compañeros de fe e iguales en el cuerpo de Cristo. La lección de Romanos 14 sigue hablando con fuerza hoy en día. Si los cristianos no están de acuerdo en cuestiones no esenciales y discutibles, ninguna de las partes debe condenar o juzgar a la otra, sino que ambas deben poder adorar a Dios según estén "plenamente convencidas en su propia mente" (versículo 5).

Pablo destacó una preocupación fundamental en el reino de Dios: que los hermanos actúen con amor (Romanos 14:15). Los cristianos no serán conocidos por lo que comen o beben, sino por su amor, su justicia, su paz y su alegría en el Espíritu Santo (versículo 17). Pablo anhelaba ver a los creyentes de Roma viviendo con sacrificio y poniéndose de acuerdo a pesar de sus diferencias. De este modo, la iglesia podría dejar de centrarse en asuntos insignificantes para centrarse en la gran comisión de difundir el evangelio de Jesucristo al mundo.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Cuáles son las cuestiones controvertidas en Romanos 14:1? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir