¿Cuál es el significado de las ovejas en la Biblia?

Respuesta

Las referencias a las ovejas se encuentran en toda la Biblia. Las ovejas se utilizaban a menudo como animales de sacrificio (Números 28:4; Éxodo 29:39). También eran una fuente principal de ingresos en las antiguas culturas de Oriente Medio. Pero las ovejas también se utilizan simbólicamente para representar al pueblo de Dios (Mateo 25:32). La Biblia incluso se refiere a Jesucristo como el "Cordero de Dios" (Juan 1:29; 1 Pedro 1:19).

Una de las primeras referencias bíblicas a las ovejas se encuentra en Génesis 4:4, cuando Abel sacrificó al Señor "porciones de grasa de algunos de los primogénitos de su rebaño". Aunque la Biblia no dice específicamente que este sacrificio fuera un cordero, la mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que probablemente fuera una oveja debido a la palabra rebaño y porque las ovejas fueron uno de los primeros animales domesticados. Una referencia aún más temprana a las ovejas puede estar en Génesis 3:21, cuando "el Señor Dios hizo ropas de piel para Adán y su mujer y los vistió" De nuevo, aunque la Biblia no afirma explícitamente que fueran pieles de oveja, es muy probable que Dios utilizara ovejas debido a la posterior importancia simbólica de los corderos como animales de sacrificio (Números 6:14; Levítico 14:10; Éxodo 12:5). En el Jardín, Dios nos mostró que el pecado sólo puede ser perdonado a través de la sangre derramada de los inocentes (ver Hebreos 9:22). Su muerte de un animal sacrificado para cubrir el pecado y la vergüenza de Adán sentó las bases de Su plan de redención para el mundo (Juan 3:15-18). Si ese animal era una oveja, la metáfora continúa cuando Jesús se convirtió en nuestro Cordero de sacrificio (Apocalipsis 5:12).

Recomendado:  ¿Qué significa que los conoceréis por sus frutos en Mateo 7:16?

Aunque las ovejas eran una fuente importante de ingresos en las sociedades agrarias, el pastoreo era una de las primeras ocupaciones más bajas. Los terratenientes ricos contrataban el trabajo de cuidar ovejas a niños y hombres sin cualificación para un trabajo más digno. El hijo menor de una familia solía tener el trabajo de cuidar ovejas, como le ocurrió al joven David cuando el profeta Samuel lo buscó para ungirlo como próximo rey de Israel (1 Samuel 16:11-13). David, el pastor, era considerado tan insignificante que su propio padre no lo incluyó como candidato a la realeza. La humilde condición de pastor puede ser una de las razones por las que Jesús eligió ese título cuando describió su relación con nosotros (Juan 10:14). Identificarse como Pastor demostró la mansedumbre de Cristo y subrayó el hecho de que se acercó incluso a lo más bajo de lo bajo (Mateo 11:29).

Dios comparó primero a los israelitas con ovejas y luego aplicó esa etiqueta a todos los que son llamados por Su nombre (Ezequiel 34; Mateo 10:6; 15:24). El pueblo de Dios se compara con las ovejas por varias razones (Salmo 79:13; 100:3). En primer lugar, las ovejas son uno de los pocos animales que no tienen sistema de defensa. Las ovejas están indefensas sin pastor (Mateo 9:36; Números 27:17). La primera línea del Salmo 23 refleja la maravillosa verdad de que Dios mismo es nuestro Defensor: "El Señor es mi Pastor, nada me falta" Sin el Señor, nuestro Pastor, estamos indefensos cuando nuestro enemigo Satanás ataca (2 Tesalonicenses 3:3).

Recomendado:  ¿Qué dice la Biblia sobre los problemas familiares?

En segundo lugar, las ovejas son famosas por seguir al líder, independientemente de lo peligroso o tonto que sea. Como las ovejas, los seres humanos son extremadamente crédulos cuando un líder atractivo o carismático promete una nueva idea brillante. La historia está repleta de ilustraciones trágicas de la "mentalidad de oveja" en acción (Hechos 13:50; 19:34; Números 16:2). Esta mentalidad de oveja se puso de manifiesto cuando Pilato llevó a Jesús ante el pueblo para preguntarle qué debía hacer con Él. Pocos días antes, Jesús había sido el Maestro popular que curaba, perdonaba y enseñaba sobre Dios. La gente le seguía con avidez. Pero menos de una semana después, "los jefes de los sacerdotes agitaron a la multitud para que Pilato liberara a Barrabás" (Marcos 15:11). En unos momentos, la misma multitud que había presenciado sus milagros gritaba: "¡Crucifícalo!"

Una tercera razón por la que se compara a los humanos con las ovejas en la Biblia es que las ovejas son propensas a alejarse del rebaño (Isaías 53:6). La única posibilidad de que una oveja sobreviva es que el rebaño esté bajo el cuidado de un pastor competente. Sin embargo, las ovejas se vuelven demasiado confiadas, rebeldes o distraídas, y se alejan. Esperan una hierba más verde en la otra dirección o no se dan cuenta cuando el rebaño se aleja. Pedro tenía en mente esta tendencia cuando advirtió a la iglesia que estuviera alerta porque el diablo merodea como un león rugiente, buscando a quien devorar (1 Pedro 5:8). Un león no ataca al rebaño. Espera hasta que un cordero solitario se aleja demasiado del pastor. Una de las parábolas más famosas de Jesús trata de un cordero que se alejó y se perdió. Jesús, el Buen Pastor, dejó las noventa y nueve ovejas en el corral y fue en busca del cordero perdido (Lucas 15:2-17).

Recomendado:  ¿Debe un cristiano llevar perfume/colonia?

Las ovejas fueron las primeras criaturas que presenciaron un cielo lleno de ángeles cuando sus pastores escucharon la buena noticia del nacimiento de Jesús (Lucas 2:8-15). Dios podría haber enviado la noticia del Rey recién nacido al palacio o al templo. En cambio, anunció la llegada del Cordero a un campo lleno de ovejas. A menudo se compara a Jesús con un Cordero porque era manso y no amenazante (Juan 1:29, 36; Isaías 53:7). Incluso en el cielo, cuando llegue el Día del Señor, a Jesús se le sigue llamando el Cordero (Apocalipsis 5:12; 13:8). Pero en un giro irónico, Aquel que es llamado el Cordero derrama Su ira como un león para destruir a todos los que siguen oponiéndose a Él (Apocalipsis 6:16; 14:9-11).

Las ovejas son significativas en toda la Biblia. Podemos aprender mucho sobre Dios y su trato con la humanidad si comprendemos su naturaleza. Nos enseñan sobre nosotros mismos y nuestra impotencia sin Cristo. Nos recuerdan las espantosas consecuencias del pecado cuando se sacrifica la inocencia para expiar al culpable. Pero también nos enseñan acerca de Dios y de su deseo de tratarnos con ternura: "Cuida de su rebaño como un pastor: recoge a los corderos en sus brazos y los lleva junto a su corazón; conduce con suavidad a los que tienen hijos" (Isaías 40:11). Cuando estudiamos el modo en que se utilizan las ovejas como medio de enseñanza en la Biblia, nos ayuda a comprendernos mejor a nosotros mismos en relación con nuestro Buen Pastor.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Cuál es el significado de las ovejas en la Biblia? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir