¿Cuál es el significado de la parábola del rico necio?

Respuesta

La parábola del rico necio se encuentra en Lucas 12:13-21. La clave para entender esta parábola está en el versículo 15 (y luego se resume en el versículo 21). Lucas 12:15 dice: "Cuídate y guárdate de toda codicia, porque la vida de uno no consiste en la abundancia de sus bienes", le dice Jesús al hombre que le pidió que arbitrara entre él y su hermano. En la antigüedad, al primogénito se le garantizaba una doble porción de la herencia familiar. Lo más probable es que el hermano que se dirigía a Jesús no fuera el primogénito y pidiera una parte igual de la herencia. Jesús se niega a arbitrar su disputa y llega al meollo de la cuestión: ¡la codicia! Jesús advierte a esta persona, y a todos los que están en su poder, que nuestra vida no debe consistir en acumular riquezas. La vida es mucho más que la "abundancia de posesiones"

Jesús pasa a contarle al hombre la parábola del rico necio. Esta persona fue bendecida materialmente por Dios; su tierra "produjo abundantemente" (versículo 16). Mientras Dios seguía bendiciendo al hombre, en lugar de utilizar su aumento para promover la voluntad de Dios, lo único que le importaba era administrar su aumento y acumular su creciente riqueza. Así que el hombre construye graneros más grandes en lugar de los existentes y empieza a planear una jubilación anticipada. Sin saberlo, ésta era su última noche en el planeta Tierra. Jesús cierra el relato diciendo: "Así es el que acumula tesoros para sí mismo y no es rico para con Dios"

Así pues, el objetivo de la parábola del rico necio es doble. En primer lugar, no debemos dedicar nuestra vida a la recolección y acumulación de riquezas. Hay un punto interesante en la parábola. Dios le dice al hombre de la historia: "Y las cosas que has preparado, ¿de quién serán? Esto es un eco del pensamiento expresado en Eclesiastés 2:18 ("Odié todo mi trabajo en el que me afané bajo el sol, viendo que debía dejarlo al hombre que vendría después de mí"). Lo ves todo el tiempo en personas que se dedican singularmente a la acumulación de riqueza. ¿Qué ocurre con toda esa riqueza cuando mueren? Se deja a otros que no se lo han ganado y no lo apreciarán. Además, si el dinero es tu amo, eso significa que Dios no lo es (Mateo 6:24).

Recomendado:  ¿Es apropiada la música rock cristiana?

El segundo punto de la parábola del rico insensato es el hecho de que no hemos sido bendecidos por Dios para acumular nuestra riqueza para nosotros mismos. Somos bendecidos para ser una bendición en la vida de los demás, y somos bendecidos para construir el reino de Dios. La Biblia dice que si nuestras riquezas aumentan, no debemos poner nuestro corazón en ellas (Salmo 62:10). La Biblia también dice que quien da gratuitamente se enriquece (Proverbios 11:24). Por último, la Biblia dice que debemos honrar a Dios con las primicias de nuestro crecimiento (Proverbios 3:9-10). La cuestión es clara: si honramos a Dios con lo que nos ha dado, Él nos bendecirá con más, para que podamos honrarle con más. Hay un pasaje en 2 Corintios que lo resume muy bien (2 Corintios 9:6-15). En ese pasaje Pablo dice: "Y Dios puede daros toda bendición en abundancia, para que, estando siempre satisfechos en todo, abundéis en toda buena obra" Somos bendecidos por Dios, para que podamos a su vez "abundar en toda buena obra" y ser una bendición en la vida de los demás. Así pues, si Dios te ha bendecido con riquezas materiales "no pongas tu corazón en ellas" y "sé rico para con Dios" Este es el mensaje de la Parábola del Rico Necio.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Cuál es el significado de la parábola del rico necio? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir