¿Conoce Dios nuestros pensamientos?

Respuesta

Los pensamientos son la parte más privada de nuestra experiencia humana. Nadie más puede conocer nuestros pensamientos a menos que los comuniquemos, por lo que tendemos a imaginar que todo lo que pensamos está a salvo mientras permanezca en nuestra mente. Pero hay una Persona que siempre sabe lo que pensamos; Dios lo sabe todo sobre nosotros, y también conoce nuestros pensamientos.

Dios conoce nuestros pensamientos, no importa quiénes seamos ni dónde estemos. El Salmo 139 comienza así: "Oh, Señor, tú me has examinado y me has conocido Tú sabes cuándo me siento y cuándo me levanto; disciernes mis pensamientos desde lejos" (versículos 1-2). Dios escudriña los corazones y las mentes de las personas, buscando a aquellos cuyos corazones se vuelven hacia Él (Jeremías 12:3; 1 Crónicas 29:17; Hechos 15:8). Dos de los Diez Mandamientos tratan de nuestros pensamientos. El primer mandamiento es no tener otros dioses delante del Señor (Éxodo 20:3). Se trata de una cuestión de corazón. El décimo mandamiento nos advierte que no debemos codiciar lo que otros tienen (Éxodo 20:17). La codicia es también un pecado de nuestros pensamientos. Cuando Jesús caminaba por la tierra, conocía los pensamientos de la gente y les respondía incluso antes de que verbalizaran sus preguntas (Mateo 9:4; 12:25; Lucas 9:47; 11:17). De este modo, Jesús mostró el rasgo divino de la omnisciencia.

Puede ser intimidante darse cuenta de que Dios conoce nuestros pensamientos. Conoce los pensamientos de ira, los pensamientos lujuriosos, las ideas vengativas, las lujurias secretas y la codicia oculta. Dios también conoce esos deseos secretos, anhelos esperanzadores y sueños privados. Y Él lo entiende. Primera de Juan 3:20 nos asegura que "si nuestros corazones nos condenan, sabemos que Dios es mayor que nuestros corazones, y Él lo sabe todo" A veces somos más duros con nosotros mismos que con Dios. Sabe que somos humanos frágiles, hechos de tierra y nacidos con una naturaleza pecaminosa (Salmo 103:14).

Recomendado:  ¿Qué es la feminidad bíblica?

Si hemos entregado nuestra vida a Cristo, deberíamos encontrar consuelo recordando que nuestro amoroso Padre nos conoce mejor que nosotros mismos. Dios conoce nuestro deseo de agradarle (Salmo 37:23), aunque tropecemos en él. Dentro de esa relación de amor, tenemos confianza para clamar: "Examíname, Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos ansiosos. Mira si hay en mí algún camino de extravío, y guíame por el camino eterno" (Salmo 139:23-24). No tenemos que tener miedo de ser vulnerables ante nuestro Creador. Y no tiene sentido tratar de ocultarle las cosas. Sea cual sea el problema, Él ya lo conoce y quiere que nos sintamos lo suficientemente seguros como para confesarle nuestros pensamientos (Salmo 50:15; 91:15; 1 Juan 5:14-15). Dios conoce nuestros pensamientos, y nos ayuda a conocernos mejor cuando se los decimos a Él.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Conoce Dios nuestros pensamientos? puedes visitar la categoría Preguntas Y respuestas.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir